En esta publicación, cómo cambiar a través del coaching, vas a comprender que frente a situaciones adversas, e incluso frente escenarios donde puedes manifestar aún más la excelencia, la metodología del coaching puede ser muy útil. Te ayuda a clarificar la relación que existe entre tus pensamientos, emociones y comportamientos para que gestiones cómo hacer cambios. A partir de dicho entendimiento, vas a estar en capacidad de desarrollar planes concretos que te muevan hacia la superación personal.

El coaching está sustentado en una sólida base de investigaciones donde se evidencian los positivos efectos que puede tener a nivel neurológico y conductual en las personas que se ven beneficiadas con estos procesos. Por lo tanto, el coaching es un método que la mayoría de las personas pueden utilizar durante diferentes etapas de sus vidas, para promover el camino, el desarrollo mental y mejorar la calidad de vida.

Qué puedes cambiar y qué no

La pregunta central de esta publicación está en determinar, desde la perspectiva del coaching, qué puedes cambiar y qué no puedes cambiar. Poder discernir entre ambas opciones, te ayuda a tomar el control sobre tu vida para enfocar tus esfuerzos en aquellas cosas que sí puedes cambiar.

Ahora, es importante que sepas que ante cualquier situación que la vida te presente, hay cosas que siempre vas a poder hacer para disminuir el sufrimiento y mejorar la calidad de tu vida.

Dependiendo del caso, a veces esto puede significar contratar un coach para seguir un proceso de coaching con el fin de realmente cambiar algo importante. Otras veces, simplemente cambiando la forma en que percibes e interpretas la situación es suficiente.

Habrá ocasiones en las que tocará aceptar las cosas que ocurren que simplemente no puedes cambiar e incluso llegar a valorarlas como enseñanzas. Cuando cambiar la situación no es algo posible, recuerda que siempre estarás en capacidad cómo percibes y reaccionas frente a la situación.

La ciencia del cambio

Mi objetivo es presentarte la ciencia de cómo cambiamos, o cómo cambiar a través del coaching, para que puedas salir con algunas estrategias prácticas basadas en evidencia, que puedes aplicar por tu cuenta siempre que las necesites.

Vamos a enfocarnos en el coaching para entender la ciencia del cambio y revisaremos una teoría fundamental que está detrás de esta habilidad  y permite facilitar el cambio cuando éste es posible.

¿Por qué hago énfasis en que a veces el cambio es posible y otras veces no? Sencillamente porque hay situaciones que no puedes cambiar y otras que sí.

No obstante, aún frente a situaciones que no puedes cambiar, hay cosas que sí están en tu control que te ayudan a gestionar el cambio de forma más efectiva porque esas sí están bajo tu control.

La teoría que te voy a presente te ayudará a ver la compleja relación que existe entre los pensamientos, comportamientos y emociones. Aprenderás que si cambias uno de estos elementos en este complejo sistema, seguramente vas a poder cambiar el resto.

Para ampliar más sobre estos temas, después de leer esta publicación, te invito a darle una mirada a cómo cambiar el pensamiento en coaching y cómo gestionar las emociones en coaching.

La intención que tengo al compartir esto, es que logres convertirte en tu propio coach frente a algunas situaciones.  Esta es una forma de autoayuda, donde tu te haces cargo de tu superación personal.

Otras veces vas a necesitar la ayuda de un coach. Pero, para hacerle frente a las situaciones que se te presente, bajo ninguno de los dos escenarios presentados (actuar como tu propio coach o contratar uno), no existen atajos ni soluciones mágicas, simplemente hay un método.

¿Prefieres ver el video de esta publicación?

Qué quieres cambiar

Una de las ideas clave del coaching es que todos vemos el mundo a través de un lente subjetivo, es decir, una perspectiva individual. Lo mismo es cierto sobre cómo percibes o ves las situaciones que te suceden. Esto lo haces subjetivamente, a través de una interpretación personal de la realidad. No obstante, lo que interpretas no es la realidad, es simplemente una especie de mapa mental de cómo tú la entiendes.

Cuando hablamos de cómo cambiar a través del coaching, es importante definir ¿qué es lo que se quiere cambiar?

En coaching es común hablar sobre cambiar una situación por otra. Esto sucede cuando lo que tienes es diferente a lo que deseas. Un coach te ayudará a definir cuál es la situación que quieres cambiar y te facilitará el proceso para diseñar dónde quieres estar.

Al momento de definir qué quieres cambiar, también podemos hablar de cambiarnos a nosotros mismos, pero ¿qué significa esto realmente?

En estos casos hay que entender el cambio como una perspectiva biológica que involucra cambiar lo que pensamos, sentimos y hacemos frente a las situaciones que tenemos. Comprender esto nos faculta para gestionar los cambios a voluntad. Esto es algo sumamente importante en estos tiempos, porque como dijo Charles Darwin: 

“No es la especie más fuerte, ni la más inteligente la que sobrevive, sino la más receptiva, la que mejor se adapta al cambio”.

En esta publicación sobre «Cómo cambiar a través del coaching» abordaremos el cambio desde la perspectiva de cambiar una situación por otra o hacer cambios en uno mismo. Puedes cambiar tu pensar, sentir o actuar.

El cambio en coaching

La palabra cambio en un letrero para simbolizar cómo cambiar a través del coaching

Los procesos para cambiar a través del coaching se fundamentan en el cambio generativo para ayudar a las personas a cambiar lo que tienen por lo que quieren. Pero, para hacer realidad esa travesía, ayudan a las personas a cambiar la forma en que piensan, sienten y actúan, porque cambiar lo que haces en función de lo que quieres, es el secreto del coaching para hacer que las cosas sucedan.

Analicemos con mayor detalle cada uno de estos elementos.

Pensamientos

Cuando hablo de pensamientos, me refiero a todas las actividades mentales que llevas a cabo: lo que piensas, crees, valoras, priorizas, recuerdas, imaginas, etc.

Emociones

Las emociones, desde la perspectiva que utilizo son respuestas biológicas frente a estímulos que se manifiestan químicamente en el cuerpo. Los sentimientos involucran algo de cognición, pues conllevan ponerle un nombre a la emoción.

Veamos un ejemplo, cuando alguien te pregunta: ¿Cómo te sientes frente X situación? Observa que hay veces en que te das el permiso de experimentar primero la sensación en tu cuerpo a nivel emocional para luego ponerle nombre a la emoción y decir: me siento ansioso.

La inteligencia emocional viene en parte de poder reconocer las emociones y examina la importancia de las mismas como elementos claves de la inteligencia de las personas.

Comportamientos

Los comportamientos son todas las cosas que dices y haces, ya sea en solitario o en compañía de otras personas y en diferentes entornos. Así que son las cosas que dices y haces en el trabajo, en casa, socialmente e incluso cuando estás solo.
Todos estos elementos son bien amplios y se integran para formar un sistema.

Sistema Mente – Cuerpo – Emoción

Todo esto es más fácil entenderlo a través de un triángulo, para representar el sistema mente – emoción – cuerpo. Hay corrientes en psicología que se especializan en esta figura geométrica, entres las cuales está la Terapia Racional Emotivo Conductual o en inglés la CBT: Cognitive Behavioral Therapy o Terapia Cognitivo Conductual.

Cambio desde los pensamientos

Observa cómo esto elementos interactúan frente al cambio. Imagínate que vives una situación de crisis, algo sucede que está fuera de tu control. Frente a esto, pensamientos van a venir a tu mente. Puedes pensar en términos negativos o puedes ver la situación desde una perspectiva más optimista. 

Dependiendo del lente con el que percibas lo sucedido, vas a tener comportamientos. No hacer nada y ponerte a hacer otra cosa es algo que puedes hacer. Hablarlo con un amigo o un coach es otra respuesta a nivel de comportamiento. Pero también puedes pasar al hacer y actuar para cambiar lo sucedido.

Las emociones son sentimientos y se experimentan aquí abajo, las asociamos con el corazón. Dependiendo de cómo veas y pienses la situación, te vas a sentir de una u otra forma. Si las ves negativamente, pueda que experimentes temor. Si la ves de forma optimista, puedes incluso experimentar una rabia con entusiasmo para hacerte cargo y resolverla.

Cambiar desde la emoción

Manejamos estos elementos como el triángulo Mente – Emoción  – Cuerpo porque representan un sistema interconectado. Cada elemento está conectado con los otros. Esto significa simplemente que la forma en que piensas sobre lo que te sucede afecta tus elecciones de comportamiento, es decir lo que elegies hacer o decir o lo que eliges no hacer o callar. Por otro lado, la forma en que piensas también afecta las emociones que experimentas. Esto lo ejemplifiqué en la sección anterior.

Pero también funciona en la otra dirección. Entonces, si comienzas a sentirte realmente ansioso frente a lo que vives, lo cual es una emoción, seguro vas a tener pensamientos más ansiosos y de forma más rápida, comienzas a imaginar diferentes escenarios a futuro, etc. Y esta forma de pensar, afectará el modo en que actúas, tus elecciones de comportamiento. Probablemente las ansías te lleven a actuar de una forma que otros pueden percibir como desesperación.

Cambiando desde el comportamiento

Esta interconexión también se activa desde el comportamiento. Si llamas a un buen amigo o visitas a un coach para conversar sobre lo que sucedió, estos comportamientos pueden influir en tu estado de ánimo. Puedes tener una gran conversación que termina haciéndote sentir mejor, pues esta influyó en tus pensamientos. Tal vez empiezas a imaginar o diseñar el futuro que quieres en lugar del que tienes.

Es por esa razón que toda sesión de coaching termina en un primer paso de acción alcanzable. En la medida en que actúas a través de un primer paso de acción, tus pensamientos y sentimientos van a ir cambiando también de forma paulatina.

Cómo cambiar a través del coaching

Cómo has visto en los ejemplos anteriores, todos los elementos del sistema Mente – Emoción – Cuerpo están interconectados para facilitar cómo cambiar a través del coaching.

En coaching, desde la metodología que manejo y te presento, es más fácil cambiar los pensamientos y el comportamiento que las emociones, pero sabemos que al cambiar esos dos elementos, indirectamente estamos afectando el tercero.

Entonces, si las emociones que experimentas frente a sucesos que la vida te presentan terminan interponiéndose en tu camino, tienes dos oportunidades para cambiar: una es a través de cómo piensas sobre lo que sucede y la otra es qué dices o haces frente a lo sucedido. Es decir, puedes cambiar tus pensamientos o comportamientos. Esto resulta algo interesante para las personas que participan de procesos de coaching ejecutivo, pues les resulta más fácil abordar el cambio desde el pensar y actuar, que desde el sentir.

Para comprender con mayor detalle cómo cambiar a través del coaching, analizaremos algunos aspectos más específicos en otra publicación.

Preguntas sobre el cambio

Me despido haciéndote estás preguntas en relación a cómo cambiar a través del coaching para que puedas reflexionar sobre el tema.

Cuando descubres tus valores, te estás asegurando de tomar el volante de tu vida con el corazón en tus manos. Ese control es el que te permite conducirte por las avenidas de la vida tomando las mejores decisiones, día a día. Así como te conviertes en un maestro de la tracción que puede maniobrar con éxito las diferentes distracciones que encuentras en el recorrido hacia tus sueños. Cuando no defines qué es lo importante que quieres lograr y evitas planificar con anticipación la forma en que vas a emprender, todo se convierte en una distracción. Si tu actuar depende de tu pensar, requieres diferenciar bien entre tracción y distracción.

La excelencia en la vida, está relacionada en gran medida, con la voluntad de asegurarte hacerte cargo de tus valores. Adicional, debes separar el tiempo necesario para ganar tracción todos los días, eliminando las distracciones que te pueden impedir avanzar.

¿Prefieres el contenido en Podcast? iTunes o Spotify