La forma de empezar el día es importante. Si te levantas apurado y no estableces una intención para el día, es más probable que tu día sea improductivo y estresante.

Pero si te levantas y te tomas un tiempo para ti mismo, eso marca la pauta para el resto del día.

Esta es una de las cosas sencillas que hacen que la magia del coaching obre cambios en nuestras vidas a través de prácticas sencillas.

En esta entrada del blog, hablaremos de cómo empezar un buen día y prepararte para el éxito.

Por qué es importante saber cómo empezar un buen día

A principios de este año me encontré con una publicación de Harvard Business Review sobre un truco para comenzar bien el día mediante una simple práctica.

La verdad es que esta técnica ha resultado transformadora porque me permite decidir cuál es el foco de atención que deseo para mi día.

Ante tantas cosas peleando por ganar nuestra atención, a veces puede ser difícil abrazar una perspectiva positiva que nos llene de motivación ante el día que tenemos por delante.

Cuando perdemos esa positividad, el agotamiento y la fatiga pueden surgir rápidamente.

Por lo tanto, comenzar bien el día es importante no solamente para nuestra productividad, sino también para nuestro bienestar mental y emocional.

¿Cómo empezar un buen día y aumentar tu productividad? Este ejercicio de dos minutos puede ayudarte.

Imagen de una persona tomando notas en una libreta frente a un computador para representar la técnica de cómo comenzar un buen día.

Técnica para comenzar un buen día

A continuación, te voy a presentar una técnica que utilizo cada mañana para empezar bien el día.

Es una práctica sencilla, pero ha marcado una gran diferencia en cómo me vivo.

Cada mañana, termina las siguientes tres oraciones (ya sea en papel, en voz alta o incluso mentalmente) antes de encender tu computadora o comenzar tu recorrido hacia el trabajo:

  • Hoy, me enfocaré en _____.
  • Esta mañana estoy agradecido por _____.
  • Hoy, dejaré ir a _____.

Asegúrate de ser específico con tus respuestas; escribir que estás agradecido con tu pareja todos los días no ayudará. Piensa en algo concreto por lo que quieras dar gracias. Por ejemplo, estoy agradecido por el café que mi pareja me preparó esta mañana.

En última instancia, solo estamos despiertos una media de 1000 minutos al día. Si podemos invertir únicamente dos de ellos para preparar nuestro cerebro para la positividad, estaremos ayudando a garantizar la calidad de otros 998 minutos.

Frases de cómo empezar un buen día, esta dice: Hoy me enfocaré en, hoy estoy agradecido por, hoy dejar ir...

Beneficios de esta técnica

Los beneficios de una técnica para empezar un buen día son múltiples.

  • Permite tomar el control de tu día y establecer una intención sobre aquello en lo que quieres centrarte.
  • Ayuda a apreciar las cosas buenas de la vida y practicar la gratitud, lo que puede aumentar tu felicidad y bienestar general.
  • Te da la oportunidad de desprenderte de cualquier negatividad que necesites dejar ir para avanzar.

Como te darás cuenta, son cosas que se necesitan para ser feliz hoy en día.

Conclusión

Si buscas una forma de mejorar tu productividad y bienestar, empieza bien el día con esta sencilla técnica.

Solamente le llevará un par de minutos, pero puede suponer una gran diferencia en el desarrollo de tu día y vida.

Inténtelo y compruébalo por ti mismo.

Espero que esta entrada del blog te resulte tan útil como lo es para mí para empezar un buen día.