Siendo el coaching tan popular, algunos pueden confundir la intención original del término y lo pueden terminar utilizando de forma indiscriminada. En esta publicación te presentaré una definición formal de coaching para que puedas comprender su esencia y utilices el término correctamente.

Etimologia del término coaching

El origen del término coaching procede del siglo XV del término húngaro “kocsi Szekér”. Metafóricamente hablando, esta metodología te lleva desde donde estás hasta donde quieres estar, tal y como si se tratara de una travesía en coche. Los clientes son figurativamente «llevados» al destino que desean.

Definición de Coaching

Con el fin de darle una definición más formal al término para que puedas comprender qué es de forma precisa, permíteme presentarte la definición de coaching según la International Coach Federation (ICF):

«El coaching profesional se fundamenta en una asociación con clientes en un proceso de acompañamiento reflexivo y creativo que les inspira a maximizar su potencial personal y profesional».

Vamos a descomponer esta definición en sus partes para comprender la profundidad que existe detrás de esta poderosa metodología.

Profesional

En primer lugar, cuando hablamos de coaching profesional, podemos afirmar que es una profesión que requiere la evidencia de competencias clave y el respeto de un código ético.

Por un lado, las competencias clave del coaching han sido desarrolladas para fomentar una mayor comprensión sobre las habilidades y los enfoques que los coaches utilizan actualmente para dedicarse a esta profesión.

Por otro lado, el Código Ético está diseñado para proporcionar el marco de referencia apropiado, definir la responsabilidad y las normas de conducta que deben evidenciar todos los miembros que se dedican al ejercicio de esta práctica.

El Código Ético no es mas que un conjunto de valores y normas formuladas para que sean asumidas por quienes llevan a cabo correctamente una actividad profesional.

Se considera que existe una relación de coaching profesional entre las partes cuando en el proceso se establece un acuerdo (entiéndase un contrato escrito) que define las responsabilidades de cada parte.

A fin de aclarar los roles en esta asociación, generalmente es necesario distinguir entre el cliente y el patrocinador. En la mayoría de los casos, el cliente y el patrocinador son la misma persona y, en este caso, son denominados como el cliente. Sin embargo, el patrocinador puede estar representado por la entidad u organización que paga y/o gestiona los servicios de coaching que se proporcionarán a un coachee.

Proceso

El proceso de coaching consiste de un conjunto de fases sucesivas que permiten ejercer esta disciplina, por lo cual ésta se constituye en una metodología precisa y sistemática.

En nuestro caso, en este video del proceso de coaching, te presentamos de forma sencilla un acróstico para entenderlo. A través de este método, te ayudamos a comprender, de una forma general, las diferentes etapas a través de las cuáles el coach interviene en una sesión.

Asociación

Los procesos de coaching funcionan como una asociación entre un coach y un cliente. El propósito del coaching es facilitar alcanzar la mejor versión de uno mismo.

Adicionalmente, esta asociación busca obtener los resultados que desea tanto en su vida privada como en la profesional. La intención del coaching es similar a la de otras profesiones de ayuda: facilitar que la persona cambie, pero en este caso particular que lo haga del modo que desea. A continuación, analizaremos el siguiente aspecto de la definición de coaching.

Reflexión

Esta metodología está enfocada en la reflexión por parte del cliente a través de las preguntas metodológicamente estructuradas que formula un coach. No obstante, algo característico del coaching es que conecta la reflexión con la acción.

Una sesión de coaching está enfocada en reflexionar para pasar al actuar. Todas las sesiones terminan con un primer paso de acción que pone al cliente en marcha hacia aquel destino que desea alcanzar.

Creatividad

El proceso es creativo pues está enfocado en el cambio generativo a través de objetivos bien formulados, que generan más éxito, más bienestar, más felicidad, más habilidades, etc. Desde la claridad de los objetivos la mente se abre en la búsqueda de nuevas y más eficaces opciones.

El coaching es la disciplina de las opciones, porque una vez explorado el presente y diseñado el futuro de un cliente, es mucho más fácil descubrir nuevas rutas que permitan hacer el recorrido entre ambos puntos. 

Todo proceso creativo comienza con un problema u oportunidad que se nos presenta y queremos resolver pero no sabemos cómo. La creatividad al servicio del coaching aporta nuevas y originales soluciones y opciones que seguramente tendrán un impacto positivo para desplazar al cliente hacia el futuro que desea vivir.

Inspiración

El coaching no es directivo en su enfoque, es inspirador. Esto lo logra evocando en el cliente las motivaciones y los valores que hacen que sea éste quien tome sus propias decisiones con respecto a qué quiere alcanzar y cómo quiere hacerlo. 

No puedo dejar de compartir mi experiencia sobre el impacto inspirador que el coaching tuvo en mi. Si hubo algo que me conectó con esta metodología fue precisamente conocer aquellas cosas más significativas para mi. Recuerdo que al momento de terminar la certificación como coach, me dije a mi mismo:

“No me importa si algún día llego a generar algún ingreso como coach, con lo que aprendí de mi mismo en este programa, la inversión está totalmente paga”.

No solo me marcó en ese entonces, lo sigo haciendo en la actualidad. Una de las cosas que más me gusta del coaching, es precisamente ser cliente de coaching. ¿Por qué? Muy sencillo, porque me alinea con aquellas cosas significativas y valiosas de mi vida. 

Potencial

El coaching se enfoca en el potencial o las fortalezas que le dan capacidad de acción al cliente.

Las investigaciones sugieren que el uso de las fortalezas está vinculado a niveles más altos de bienestar, se asume que alejarse de las fortalezas se relaciona con experiencias de infelicidad. Un estado de infelicidad parece ser la consecuencia lógica cuando no se vive de acuerdo a las fortalezas de uno mismo.

Se nos han encomendado muchas fortalezas para bien de los demás, y mientras aceptemos tomar responsabilidad sobre las mismas sin temor al fracaso, se nos confiarán todavía más.

Impacto

Por último, el impacto no sólo se da a nivel personal, sino también profesional. Esto nos lleva a afirmar que existen diferentes tipos de coaching aunque se trata de la misma metodología, habilidades y conocimientos aplicadas en diferentes contextos.

Quisiera cerrar el tema de la definición de coaching con una metáfora que Andrea Lages comparte en su libro Coaching con PNL para describirse así misma como coach, de esta forma exploras con la definición de coaching y qué es un coach.

Una vez me hicieron una pregunta poderosa:
¿Qué metáfora utilizaría para describirme a mí misma como coach?
Realmente aquello me hizo pensar.
Dejé vagar libremente mis pensamientos, esperando simplemente que surgiese algo.
De repente me vi a mí misma como exploradora de pirámides, y me pareció que tenía mucho sentido.
¿Por qué una exploradora de pirámides? me preguntaron.
Porque cuando sabes dónde buscar, puedes encontrar tesoros en lugares donde nadie ha estado antes. ¡Veo a las personas como templos, con tesoros ocultos esperando ser descubiertos!

Esta es la verdadera esencia de la definición de coaching, acompañar a las personas para encontrar tesoros ocultos esperando a ser descubiertos.

Haz clic en el siguiente enlace para volver a la página principal sobre el tema: Qué es coaching

¿Prefieres el contenido en Podcast? iTunes o Spotify