Descubre el origen del término coaching desde su etimología para comprender la esencia que subyace en esta poderosa metodología. Conocer cómo el originó el término coaching hasta cómo llega a ser utilizado hoy en día, te ayudará a entender la estructura sobre la que se fundamenta esta disciplina.

Origen del término coaching

La etimología estudia del origen de las palabras, cuándo son incorporadas a un idioma, así como la fuente y los detalles de sus cambios estructurales en forma y significado.

Etimológicamente, el origen de la palabra “coaching” apunta hacia el siglo XV, cuando comenzó a hacerse muy popular la ciudad húngara de Kocs, situada a orillas del Danubio a unos 65 o 70 kilómetros de Budapest camino hacia Viena.

Kocs tenía una posición estratégica en la red de transporte medieval de esa época, similar a la que tiene el Canal de Panamá hoy en día. Por esa razón, qué es el coaching, también puede ser entendido desde la operación del Canal de Panamá. De la misma forma en que buques de todo el mundo transitan a diario a través del Canal de Panamá, muchos carruajes pasaban por Kocs en su camino hacia Europa Central. Esto la convirtió en un importante centro logístico y comercial de la época.

En vista de lo anterior, los habitantes del pueblo comenzaron a construir vehículos tirados por caballos provistos con una suspensión con resorte de acero. Estos vehículos, destacaban por su comodidad, frente a los carruajes tradicionales.

Los carruajes de Kocs

Los “kocsi Szekér”, o “carruajes de Kocs”, muy pronto se hicieron populares en toda Europa. Eran tan elegantes y confortables que podían ser considerados como viajar en clase ejecutiva en esa época.

Un «kocs» era un carruaje superior, una forma elegante de hacer un viaje de forma muy cómoda. La siguiente fotografía es tomada del museo de exhibiciones históricas de Kocs.

Como has visto, el origen del término coaching tiene su raíz en la palabra “kocsi”, la cual pasó al alemán como “kutsche”, luego al italiano como «cocchio” y finalmente al español como “coche”.

Por lo tanto, la palabra “coach” ha sido derivada de “coche”, dado que cumple la misma función que es trasladar a las personas de un lugar a otro.

Haz clic aquí si quieres ver un video muy corto sobre el origen del término coaching haz clic aquí: video sobre la travesía de coaching.

El coach como tutor

Otra forma de comprender el origen del término coaching es entender cómo fue utilizado en sus inicios. Sabiendo que el coaching traslada a un cliente desde donde está hasta dónde quiere ir, los pasajeros de este viaje son figurativamente «llevados» a un destino deseado a través de un proceso de coaching.

El coaching no se trata solo de trasladar a las personas, sobre todo se trata de trasladarlas de la mejor y más elegante forma. No se trata de cualquier viaje.

Según el Dr. Keith Webb, el uso moderno de la palabra «coach» se aplicó primero en educación, no en los deportes. En Inglaterra durante el siglo XVIII, el término era usado por los estudiantes para referirse a los tutores que los preparaban para sus exámenes. La jerga que los estudiantes utilizaban para referirse a sus tutores se convirtió en “coach”, porque estos trasladaban a sus estudiantes para que lograran aprobar sus exámenes de forma rápida y cómoda.

Posteriormente, los entrenadores atléticos fueron conocidos como «coachers» hasta finales de la década de 1880, cuando el nombre se transformó en «coaches».

Hoy en día, cuando las personas piensan en un “coach” lo hacen en referencia a un entrenador deportivo y lo que les viene a la mente es la imagen de alguien dando instrucciones y gritando las correcciones debidas para mejorar el desempeño.

La connotación anterior equivale más a un sargento del ejército, que al viaje cómodo y elegante que por medio de preguntas lleva a cabo un coach profesional. Por lo tanto, ante la pregunta: ¿Coach o entrenador?, recuerda que no es lo mismo, ni se escribe igual.

El coaching es como un viaje en taxi

Ampliando sobre la metáfora del coaching como coche, podemos afirmar de forma aún más específica que el coaching es como un viaje en taxi, pues traslada a clientes desde dónde están hacia dónde desean estar.

El taxi representa la metodología utilizada para hacer el recorrido. El taxista es el conductor del proceso que sirve de compañía durante el viaje. Sin embargo, es importante hacer la siguiente distinción: el coach es quien facilita el medio de transporte pero cede el volante del viaje al cliente o coachee. Por lo tanto, el responsable del rumbo de la travesía, de las decisiones y las acciones que se generan a lo largo del proceso es el cliente o pasajero.

Cuando solicitas telefónicamente un servicio de taxi puerta a puerta, el despachador de la empresa con seguridad te preguntará en qué lugar te encuentras y hacia dónde te diriges. La travesía hacia ese lugar mejor, toma en cuenta la situación en la que te encuentras y aquella en la que deseas estar.

Establecer un destino para dicho viaje, facilita el proceso que permite trasladar a las personas hacia donde desean ir. Clarificar ambos puntos facilita la búsqueda de los medios para hacer el recorrido.

La travesía de coaching

Con ambos puntos clarificados, un servicio de taxi te puede asignar un conductor que te recogerá en el lugar que has señalado. El taxista, a través de tus indicaciones, definirá una ruta eficiente para hacer el recorrido. Solo resta emprender la acción y disfrutar el recorrido.

Una vez iniciado el trayecto, te puedes encontrar con interferencias en el camino que te pueden impedir llegar a tu destino por la ruta seleccionada. En esos casos, resulta sumamente útil tener en mente otras opciones como alterantiva que permitan concretar la travesía.

Adicionalmente es necesario considerar de antemano los recursos que se requieren para concretar con éxito el recorrido. Por ejemplo, necesitarás pagar por el viaje, requieres conocimiento para poder definir hacia dónde quieres ir, etc.

El coaching es un medio que te ayuda a trasladarte hacia tus sueños para convertirte en un conductor estrella en las avenidas de la vida. Con este propósito en mente, la función de un coach consiste en explorar el presente y diseñar el futuro. El trabajo del coach es similar al de un sistema de posicionamiento global o GPS que clarifica dónde estás y hacia dónde quieres ir. 

Funciones del coaching

Entre las funciones del coaching podemos mencionar las siguientes:

  • Definir dónde estás.
  • Clarificar el destino que quieres alcanzar.
  • Descubrir lo verdaderamente importante de alcanzar dicho destino para vivir lo significativo a lo largo del recorrido.
  • Planificar las rutas y recursos necesarios para concretar con éxito la travesía.
  • Eliminar los obstáculos mentales que pueden impedir tu recorrido.
  • Emprender la acción y comenzar a disfrutar el recorrido.

La metodología del coaching facilita el cambio en las avenidas de la excelencia, invitándote a tomar el volante de tu vida hacia un destino significativo, pues es mediante el conocimiento de lo verdaderamente importante, descubres el combustible que te ayuda a concretar con éxito la travesía hacia una mejor versión de ti mismo.

¿Tienes una idea más clara sobre el origen del término coaching? Nos interesa conocer tus comentarios.

Haz clic en el siguiente enlace para volver a la página principal sobre el tema: Qué es coaching