El coaching es un proceso que ayuda a las personas a alcanzar sus objetivos. Puede utilizarse en muchos ámbitos diferentes de la vida, como el desarrollo personal, los negocios y hasta en los deportes.

El coaching es una forma estupenda de conseguir lo que quieres en la vida. En esta entrada de blog, responderemos a las preguntas más comunes sobre el coaching. Hablaremos sobre qué es coaching, qué es ser coach, cómo funciona y qué beneficios puede aportar.

¿Qué es el coaching?

Según la International Coaching Federation (ICF), el coaching profesional es una metodología de cambio y aprendizaje que funciona mediante una asociación entre un coach y un cliente o coachee.

Este proceso de acompañamiento es reflexivo y creativo. Además, busca inspirar para maximizar la liberación del potencial personal y profesional.

Es decir, a través de una conversación basada en las preguntas que formula un coach a partir de un método de coaching, se busca que el cliente desarrolle sus capacidades y habilidades en función del logro de un objetivo específico y significativo.

Ilustración de dos personas conversando

El coaching no es un evento, es un programa compuesto por sesiones de trabajo a nivel individual que ocurren a través del tiempo.

En estas reuniones, se observa, apoya, acompaña, evalúa y evoca la motivación de cada cliente en particular durante un periodo de tiempo determinado. Este período se puede extender a lo lago de meses.

El fin último de un proceso de coaching es ayudar al cliente a alcanzar una meta específica a través de un mayor rendimiento, respetando los recursos, capacidades, habilidades y competencias de cada quien.

Qué no es coaching

Existe mucha confusión con relación a qué es y qué no es coaching. Muy a menudo las personas utilizan el término para referirse a otras profesiones.

Por lo tanto, resulta esencial no solo saber qué es coaching, como acabo de mencionar, sino también qué no es coaching.

Lo importante es saber que un coach no hace terapia, no da consejos ni le dice al cliente lo que tiene que hacer.

Un coach observa, escucha, evalúa, y pregunta. Dicho en pocas palabras, el coach tiene las preguntas y el cliente las respuestas.

Roles en coaching

Pueden existir tres roles específicos en coaching:

Ilustración de una persona viendo un organigrama.

Coach

Se refiere al profesional que acompaña al cliente en la consecución de un objetivo mediante un proceso de desarrollo a nivel personal o profesional.

Un coach se considera un profesional cuando se compromete a poner en práctica las 8 competencias clave de la ICF y a respetar el Código Ético.

Adicionalmente, se considera que existe una relación de coaching profesional de coaching cuando se establece un acuerdo (incluye un contrato escrito) que define las responsabilidades de cada una de las partes.

Tal y como comenté anteriormente, el coach plantea preguntas poderosas en función de un método de coaching y en el marco de un proceso.

Las responsabilidades del coach son:

  • Descubrir, clarificar y definir los objetivos del cliente
  • Animar a los clientes a encontrar sus propias respuestas.
  • Asistir a los clientes en la elaboración de estrategias innovadoras.
  • Facilitar en los clientes aceptar la responsabilidad con el proceso.

Coachee o cliente

El cliente, también conocido como coachee, es la persona que recibe coaching por parte de un coach.

El cliente es el verdadero protagonista del coaching y es quien tiene la responsabilidad de aprender y cambiar para lograr la meta que se requiere alcanzar.

Patrocinador

El patrocinador suele ser la empresa u organización que dirige y financia los servicios de coaching prestados a un cliente a través de sus representantes. Este rol no siempre está presente. Sobre todo cuando es el cliente quien paga por los servicios y no una empresa.

En todos los casos, los derechos, las responsabilidades y las funciones tanto del cliente como del patrocinador deben estar recogidos en un contrato de servicios de coaching.

Ilustración de un joven señalando diferentes puntos de una lista.

¿Para qué sirve el coaching?

El coaching puede ser útil para varias cosas.

  • Puede ayudar a las personas a identificar y alcanzar sus objetivos
  • Permite superar obstáculos.
  • Facilita el desarrollo de nuevas habilidades y conocimientos.
  • Favorece el aumento de la confianza en uno mismo.
  • Sirve para proporcionar apoyo.
  • Aumenta los niveles de motivación.
  • Ayudar a las personas a pasar a la acción.
  • Permite a la gente realizar cambios en sus vidas.

En última instancia, la utilidad del coaching dependerá de la persona y de lo que quiera conseguir. Sin embargo, hay muchos beneficios potenciales que lo convierten en una opción atractiva para quienes buscan hacer cambios positivos en sus vidas.

Los tres pilares fundamentales del coaching

De acuerdo al libro Coaching con PNL, objetivos, valores y creencias constituyen las bases del coaching, de forma muy parecida a las tres patas de un taburete.

  1. El coaching se centra en lo que un cliente desea; es decir, el objetivo, y en cómo puede conseguirlo.
  2. El coaching estimula a las personas a conocer sus valores y a vivirlos en el logro de sus objetivos.
  3. El coaching cuestiona las creencias limitadoras y refuerza las positivas mediante tareas que proporcionan feedback.

Imagen de un caballero sosteniendo tres láminas gruesas.

¿Qué principios regulan el coaching?

La metodología del coaching facilita el cambio y el aprendizaje de las personas a partir de cuatro presuposiciones fundamentales:

La vida y la mente son procesos sistémicos

Cuando se trata de cambiar y mejorar para ser excelentes en algo, el deseo puede chocar con la realidad de tener que hacerle frente al complejo mundo que tenemos por delante, donde no sabemos por dónde comenzar, ni qué debemos hacer.

La complejidad nos puede paralizar y frustrar, si no somos capaces de descubrir los factores que forman parte del sistema que guarda relación con los resultados que buscamos.

La modalidad de pensar sistémicamente va más allá de analizar lo que se considera un incidente independiente. En cambio, toma en cuenta la mayor cantidad posible de factores.

Ante un problema, el pensamiento sistémico no se detiene tan solo en las partes, sino que enfoca su atención en el todo y las partes, pero más que nada en la relación del todo con las partes y de las partes con el todo. Se trata de una visión global que no cercena la realidad del territorio en el que transitamos.

Mientras más factores consideremos, nuestro mapa de la situación será más completo, por ende, podemos ejercer mayor influencia sobre los resultados que esperamos.

El mapa no es el territorio

Hacer mapas es una buena analogía para entender cómo damos significado al mundo.

El mundo es tan vasto y tan rico que para que cobre sentido para nosotros, tenemos que simplificarlo. Por lo tanto, los mapas que nos hacemos del mundo son selectivos, dejan de lado información al mismo tiempo que nos la brindan.

Son de un valor incalculable para explorar el territorio. No obstante, nuestra apreciación del mundo termina siendo un mapa que siempre puede enriquecerse y actualizarse con el pasar del tiempo para hacerlo más funcional.

Ilustración de dos personas viendo un mapa más grande que ellos.

Tenemos todos los recursos necesarios

En ocasiones podemos suponer que existen personas más listas y talentosas que nosotros. A veces nos puede parecer que otros nacieron para que la vida les sonriera siempre.

Sin embargo, este principio resalta que contamos con los recursos internos necesarios para lograr los cambios que deseamos, pues todos tenemos el mismo sistema nervioso. Y si es posible para otros, también es posible para ti.

Por esa razón, el coach trata siempre a su cliente como si tuviese todos los recursos que necesita, solo le ayuda a descubrir cómo utilizarlos.

Con este principio se le da poder al cliente, pues tiene la capacidad de aprender o echarle mano al recurso que necesita, el cual muchas veces está dentro de la persona, solamente que esta es inconsciente.

Por esa razón no es el coach quien tiene las respuestas, estas siempre las tiene el cliente.

El coach ayuda a su cliente a descubrir la situación en la que se encuentra, trabaja con él sobre clarificar sus objetivos y valores, le facilita descubrir dónde puede hacer cambios. Esto permite al cliente buscar nuevos recursos a nivel interno, en lugar de depender de recursos externos, que es lo que hace la mayoría.

Siempre tomamos la mejor decisión posible

Ahora mismo todos estamos haciendo las cosas lo mejor que podemos hacerlas. No obstante, mientras más conocimientos tenemos, más opciones de acción seremos capaces de percibir.

Es por eso que el coaching es conocido como la disciplina de las opciones precisamente porque sube los niveles de conciencia. Este es uno de los cuatro elementos clave del coaching. Y a más conciencia, más posibilidad de acción y más probabilidad de hacer realidad lo que nos proponemos.

De esto se trata liberar la mejor versión de las personas, de hacerlas conscientes de la parte mejor de ellas.

Esto no es más que aquello que les permite avanzar hacia adónde quieren ir, porque si cuentan con otra opción más apropiada, una que satisfaga sus intenciones, seguramente la adoptarán.

Todo comportamiento tiene una intención positiva

Los comportamientos que aparentan ser más dañinos, agresivos y hasta desconsiderados, tienen su origen en un propósito positivo, ya sea para preservar algo o para obtener una ganancia secundaria.

Por lo tanto, todas las acciones persiguen siempre algún beneficio para quien las lleva a cabo.

Veamos algunos ejemplos. Gritar puede servir para obtener reconocimiento o escucha; esconderse puede resultar útil como protección, hacer de víctima puede ayudar a ganar atención.

Ambos ejemplos pueden ser percibidos como apropiados, dado el contexto en el que se llevan a cabo y desde la perspectiva de quien los lleva a cabo.

En lugar de condenar los comportamientos problemáticos, podemos buscar la intención positiva que los motiva para sustituirlos por otras conductas más apropiadas o coherentes que satisfagan el propósito inicial.

Si quieres aprender, comprender y cambiar, tienes que actuar.

Esta es la última y tal vez la presuposición más importante, ya que, sin ella, todo lo demás no son más que bonitas ideas. Muchas personas comprenden por qué están atascadas, pero sin acción no pueden cambiar. Todo coaching que no genere un nuevo comportamiento es inútil.

Ilustración de un caballero empujando un engranaje sobre una colina.

La sesión de coaching

Una sesión de coaching funciona de la siguiente manera. Al iniciar la conversación, el cliente elige el tema de conversación en función del objetivo final que se ha acordado lograr a través del acuerdo de coaching.

El coach escucha a su cliente y contribuye a la conversación mediante observaciones y preguntas. Estas preguntas se alinean a las diferentes etapas de un modelo de coaching y siguiendo un proceso. Por lo tanto, existe una estructura detrás de la conversación.

Este método interactivo genera mayor compromiso y motiva al cliente a actuar mediante un primer paso de acción. Lo cual, termina generando éxito; y por lo tanto, mayores niveles de confianza y felicidad.

El coaching acelera el avance de los objetivos del cliente, al proporcionar mayor enfoque y conciencia de sus posibilidades de elección.

El coaching toma como punto de partida la situación actual del cliente y se centra en lo que este esté dispuesto a hacer para llegar a donde le gustaría estar en el futuro.

En este sentido, el coach explora el presente y facilita diseñar el futuro.

¿Cuáles son las competencias de un coach?

Existen múltiples escuelas y corrientes de coaching, por lo tanto, la estandarización es sumamente importante para que la labor de un coach sea efectiva durante una sesión.

Las nuevas 8 competencias de coaching de ICF están divididas en cuatro grupos y son las siguientes:

Cimientos

1. Demuestra una práctica ética.

2. Encarna una mentalidad de coaching.

Cocrear la relación

3. Establece y mantiene acuerdos

4. Cultiva confianza y seguridad

5. Mantiene presencia.

Comunicar con efectividad

6. Escucha activamente

7. Evoca conciencia.

Cultivar aprendizaje y crecimiento

8. Facilita el crecimiento de cada cliente.

Estas competencias proporcionan una base sólida para el ejercicio del coaching y los programas de formación de coaches.

¿Quiénes son clientes de coaching?

Existen diferentes tipos de coaching de acuerdo a la especialidad del coach, por lo tanto, los clientes varían en función del servicio que adquieran.

Sin embargo, los clientes de coaching suelen poseer las siguientes características:

  • Son personas deseosas de mejorar y progresar.
  • Tienden a ser personas clave en una organización.
  • Manifiestan una tendencia hacia el alto desempeño.
  • Buscan desarrollar sus habilidades interpersonales.
  • Necesitan recursos para manejar situaciones de cambio.
  • Enfrentan un cambio de vida o profesional relevante.
  • Suelen ser exitosas y quieren tener aún más éxito.
  • Necesitan enfrentar un cambio de vida importante.
  • Buscan manejar una transición de forma efectiva.
  • Quieren mejorar sus relaciones y colaborar con otros.
  • Quieren marcar la diferencia en sus propias vidas.
  • Desean impactar positivamente en la vida de otras personas.

El coaching no va dirigido a personas en busca de una receta para solucionar problemas, quienes no estén dispuestas a cuestionarse su manera de actuar.

Tampoco es útil para individuos con problemas psicológicos, pues se trata de desarrollo personal, no de salud mental.

Ilustración de un iPad con icones de personas delante del mundo.

Beneficios del coaching

En vista que el coaching puede ser utilizado a nivel personal o empresarial, los beneficios del coaching son los siguientes:

Beneficios a nivel personal:

  • Desarrollar nuestras habilidades y fortalezas.
  • Aumentar la satisfacción personal.
  • Tomar mejores decisiones.
  • Descubrir lo valioso.
  • Mayor confianza.
  • Más felicidad.

Beneficios a nivel empresarial:

  • Desarrollar habilidades de liderazgo.
  • Atraer y retener a los mejores talentos.
  • Crear una cultura de coaching.
  • Mejorar la comunicación.
  • Aumentar la productividad.
  • Incrementar la innovación interna.
  • Más trabajo en equipo y colaboración.

Te sugerimos echar un vistazo a nuestro programa de certificación de coaching 100% en línea si estás buscando una formación de coaching profesional. Además, si tienes alguna duda, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

¿Deseas seguir conociendo sobre coaching? Visita la guía de coaching y baja un ebook con el contenido.

¡Estamos para servirte!